Pámpano

Standard Gold es un bar ubicado en la Colonia Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México. El bar se encuentra en la planta baja de un edificio icónico en la ciudad, Palmas 555, diseñado por el arquitecto Juan Sordo Madaleno.

Palmas 555 es un edificio de oficinas que vive de día, por lo que en la noche puede pasar desapercibido, y ahí es cuando aparece Standard Gold. El bar se proyecta hacia la calle a través de un cubo traslúcido fabricado con vitroblock que cambia de color mientras muestra las sombras del público en su interior.

El acceso al bar es través de una puerta rosa que aparece en el foyer del edificio y que lleva al vestíbulo del proyecto donde se encuentra la taquilla y cortinas de hilos dorados que cuelgan del techo. Al cruzar las cortinas se accede a un espacio sofisticado y cosmopolita, inspirado en el glamour de los años 70.

El interiorismo del bar surge a partir de la combinación de dos tonalidades, el dorado y el rosa. Booths de piel rosa, mesas doradas, muros recubiertos en paneles reflejantes dorados, piso de duela de madera, y un colgante de cientos de lámparas doradas, dan al espacio un ambiente de celebración y glamour.

Al centro del bar se encuentra la barra, un imponente bloque de mármol rosa que flota sobre luz; con una contrabarra fabricada con un acordeón de paneles dorados que reflejan el resplandor que sale a través de las botellas.

En un extremo del bar se encuentra un espacio de iluminación traslúcida, donde se combina el mobiliario rosa y dorado con vitroblock que cambia de tono conforme trascurre la noche; un volumen luminoso que conecta el interior con la ciudad. En el otro extremo se encuentra el DJ booth, un cubo de espejo negro que flota dentro de un espacio de luz sin fondo que cambia de color al compás de la música.

Al centro del espacio se encuentra suspendido un colgante ondulante fabricado con cientos de luminarias tubulares doradas que destellan al compás de la música; puntos de luz que unifican y conectan el ambiente. Los muros del espacio central están forrados con paneles dorados que reflejan al infinito al público y a la luz.